Hace varios días atrás, decidí tomar mis cartas Lenormand para realizar una tirada y ver que es lo que ellas me decían.

Así tome el mazo y las baraje, corte con la mano izquierda y volví a montarlo, extrayendo del mazo de cartas las siguientes cartas.

Hasta aquí todo normal, pero algo raro con ellas ha ocurrido y por esta razón he decidido subir esta tirada como post.  Ya no por su concreción, si no por el quiebro de esta y en el destino. Quiebro por llamarlo de alguna manera, pues como si de un recortador de tauromaquia se tratase el destino fue alterado en el ultimo segundo.

Esto es la primera vez que esto me ocurre ante mis propios ojos y por esta razón  he decidido compartirlo…

Las cartas anunciaban que entraría en comunicación telefónica o conversación sobre un animal domestico en casa o de la familia. Tal vez este pudiera ser la causa de algún pequeño problema, sin mucha importancia.

Así fue interpretadas las cartas y un par de días después, caída esta lectura en el olvido, recibí un mensaje de WhatsApp.

En el me decía mi hermana:coco

Aquí el mensaje revelador se hizo cristalino como el agua. Solo tenia que mirar las cartas y su disposición, estas se encontraban sobre la mesa de consultas aun.

Debía quedarme con una pequeña invitada en casa. La Coco una pequeña perra muy simpática y peluda. Esta conversación tubo lugar el domingo pasado. La llegada de  mi  invitada perruna estaba programada para este miércoles 6 de Diciembre. Pues, mi hermana tenia un viaje programado y no podía llevar a su querido animal con ella.

Así, todo quedo hablado y confirmado por teléfono. Pues hable con ella pocos minutos después de recibir el mensaje WhatsApp de arriba…

Los días pasaron de forma normal sin ninguna alteración y mucho menos con noticias sobre el tema, pues todo estaba hablando y confirmado.

El día 5 de Diciembre en la noche,  hable con mi hermana para confirmar la hora de su llegada ha casa para recibirla en la mañana. Ella me dijo que saldrían de su casa a las 9 y que sobre las 9:30 pasarían por mi casa para dejarme a Coco.

5 minutos antes de la hora prevista de llegada, recibí este mensaje de mi hermana con su perrita en brazos…

 

coco2

Y es aquí cuando por alguna manera inexplicable se produce la alteración y cambio en la tendencia del vaticinio y el mencionado recorte en el mismo.

Sobre las 9:50 recibí nuevamente una llamada de teléfono de mi hermana diciéndome que finalmente la perra se la quedaría su suegra, con la cual no había hablado durante todo los días anteriores. Siendo y tomando esta decisión in extremis, alterando con ello todo el proceso y el vaticinio de mis cartas y mi vaticinio  ” ”     …

Ella me pregunto si estaba molesto, a lo cual le dije que porque razón. Es más en el momento de este quiebre estaba un tanto expectante pues mas que  molesto estaba viendo algo que en muy pocas ocasiones me ha ocurrido en vivo.

Pues siempre pensé que el error en una lectura de cartas se debía a un error interpretativo por parte del vidente. O bien por que las facultades de este no estuvieran al 100% en el momento de consulta. Pero nunca pensé que estas alteraciones se produjeran por pequeñas decisiones que se toman in extremis alterando con ello una lectura de cartas. 

Supongo y digo supongo, pues no lo se ha ciencia cierta que en eso pocos minutos desde su ultimo mensaje de WhatsApp tuvieron que ir a casa de su suegra para despedirse antes del viaje. Pues no hay otra explicación posible.

Para mi, esta lectura de cartas que ha simple vista puede parecer ser simple e insignificante. Es sumamente interesante y reveladora. Pues en esta por alguna razón inexplicable se altero finalmente el equilibrio y su tendencia. Pudiendo observarse en la misma que no siempre es el vidente el que yerra o se equivoca por una mala lectura. Si no que las predicciones también están vivas , y que estas pueden verse alteradas por el momento y  circunstancias buenas o malas que rodeen al vaticinio.

Trayendo a mi mente  la palabras de Mlle. Lenormand que decían:

La lucha entre los principios del Bien y del Mal, de lo Bueno y Malo son grandes y su lucha encarnizada.  Tan solo se necesita el peso de una pluma para alterarlos y cambiar su equilibrio..                                  Mlle. Lenormand.

 

Anuncios