Experimentando lo que siente uno de los jinetes de la baraja…

image

Yo en Falcon Crest …

( NOTA: escribo estas líneas porque me pidieron que contara del porque de esta foto y cual fue mi motivación para montar a Snowy )

La historia de esta foto…

Ayer estuvimos en la finca de unos amigos donde disfrutemos de una comida en familia. Entre risa y charlas paso el tiempo.

En un momento de la tarde entre desde mi Ipad a el blog  y escribí el post anterior sobre  una baraja que me encanto porque me resulto una baraja especial y diferente por su grafismo, pero lo que no me gusto fue su precio y me dio un dolor en el corazón metafóricamente hablando.

Un poco mas tarde la hija de estos amigos nos  propuso montar a caballo, pues tiene tres caballos. En un principio me daba un poco de respeto pues nunca habia montado ha caballo.  Inicialmente  le dije que no, por el miedo y respeto al equino. Mientras, la hija de 10 años insistía en que montáramos, también lo hizo el padre de esta, nuestro amigo.

Entonces como habia estado mirando mi blog de cartomancia y esto lo tenia fresco en mi mente, y la hija y padre insistían en que montara, un pensamiento o pregunta cruzo mi mente. Este fue:

¿Que experiencia y sensación   experimentarían los jinetes  de las barajas que tanto uso. Tarot , Españolas , Lenormand.?…

Tras este pensamiento el  No inicial, se convirtió en un SI mayúsculo, pues quería experimentar esa sensación. Por otro lado pensé, que la oportunidad la pintan calva, y que aunque pueda ir mas veces a casa de estos amigos, preparar un caballo requiere su tiempo y ganas.

Mientras preparaban el caballo le dije a María la hija de mis amigos,de ir a la cocina y tomar prestadas unas pocas zanahorias para dárselas a los caballos. Ellos estaban locos con las zanahorias. Mientras el padre preparo a SNOWY = NEVADO un caballo IRISH COP de 15-16 Anos.

Mi experiencia fue bastante grata, pues realmente no hice gran cosa, solo tirar de las riendas hacia la izquierda y derecha  con suavidad extrema, pues no quería hacer daño al caballo. Finalmente opte por soltar las rendas porque el caballo iba solo. La sensación  fue un poco extraña por el vaivén de sus caderas y me sorprendió la sensación de control de esa fuerza animal tan descomunal tan solo con las simples riendas.

Después le quitamos al caballo las riendas y la montura y lo  dejamos correr por la pista y volvió a su cuadra.

Fue una experiencia bastante grata y de seguro seré yo el que insista la próxima vez que vaya allí el de montar a uno de sus caballo y volver a experimentar ser uno de estos jinetes.

Espadas 021Bastos021Copas 021OROS020

Anuncios