Romance de la baraja ( Anónimo)…

Relación de la baraja_DOBLE-01

Relación de la baraja_DOBLE-02

Relación de la Baraja o romance de la baraja es una historia muy antigua esta historia ha tenido varias versiones, la primera vez que la leí el soldado era francés, en otras versiones el soldado llega a ser español, o según sea el país que reproduce la historia pero en definitiva la idea o el concepto es el mismo. Aquí os dejo esta bonita historia del soldado y  la baraja .

El cuento del soldado

Durante la guerra en Corea, un grupo de jóvenes soldados, al terminar una larga caminata, llega a la ciudad de Seúl. El siguiente día era domingo. Varios de ellos fueron a misa.

Después de leer las oraciones, el sacerdote prosiguió con el texto sagrado.

Algunos de los muchachos que tenían su libro de oraciones lo sacaron, pero uno de ellos, que solo llevaba una baraja, la extendió frente a él.

El sargento que comandaba a los soldados dijo: "soldado, guarde la baraja". Al terminar la misa el soldado fue arrestado y llevado ante el comandante.

"Por qué ha traído aquí a este hombre", preguntó el oficial.

"Por estar jugando baraja en misa, capitán", contestó el sargento.

"Y usted que puede decirme en su favor".

"¡Mucho, mi capitán!", contestó el soldado.

"Espero que así sea", dijo el capitán, "porque de lo contrario, será severamente castigado"

El soldado dijo:

"Es así mi capitán… Hemos estado en marcha por seis días y aunque no tenga Biblia, ni libro de oraciones, espero satisfacerlo con la pureza de mis intenciones.

Cuando yo veo el as en la baraja, recuerdo que hay un solo Dios todopoderoso.

Cuando veo el dos, me acuerdo que la Biblia está dividida en dos partes, antiguo y nuevo testamento.

Cuando veo el tres, pienso en la Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Cuando veo el cuatro, me acuerdo de los cuatro evangelistas que predicaron el evangelio de la salvación, Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

Cuando veo el cinco, me acuerdo de las cinco vírgenes necias y las cinco vírgenes prudentes. Cinco se perdieron, cinco se salvaron.

Cuando veo el seis, me acuerdo que en seis días Dios hizo el cielo, la tierra y todo lo creado.

Cuando veo el siete, me acuerdo que Dios descanso el séptimo día.

Cuando veo el ocho, me acuerdo de las ocho personas que dios preservo del diluvio fueron, Noé, su esposa, sus tres hijos y las esposas de estos.

Cuando veo el nueve, me acuerdo de los nueve leprosos… Fueron diez los que nuestro señor alivió, pero nueve de ellos ni siquiera las gracias le dieron.

Cuando veo el diez, pienso en los diez mandamientos que Dios le dio a Moisés, escritos en tablas de piedra.

Cuando veo la sota, me acuerdo del diablo, príncipe de las tinieblas y padre de la mentira.

Cuando veo la reina, me acuerdo de la Santísima Virgen María, reina del cielo y de la tierra.

Cuando veo el rey, me acuerdo otra vez, que hay un solo Dios todopoderoso.

Hay trescientos sesenta y cinco puntos en la baraja, como los días del año. Cincuenta y dos cartas, como las semanas del año. Cuatro palos, como las cuatro semanas del mes. Doce figuras, como los meses del año.

Por eso mi capitán, mi baraja me sirve como Biblia, almanaque y libro de oraciones".

“Amigos lo que les he platicado aquí es la verdad, lo sé porque yo soy ese soldado”.

Reverendo Padre Pepe Peña.

 

Queda la baraja como un libro devoto, un libro sobre el cual meditar, un libro de oración y toda instrucción, un catecismo y almanaque, el libro de los libros: El testamento y la biblia.

Anuncios