El pasado viernes 27 me pareció un tanto surrealista pues me encontré sentado frente a un féretro.

Realmente sentado frente al féretro pasaron varios pensamientos por mi mente.

El primero y principal me preguntaba que hacia  yo allí, pues realmente me sentía un poco desubicado. Realmente fui porque era conocidos de mi pareja ya sabéis como va esto del protocolo. Asi que me vi en la tesitura.

A primero de diciembre antes del día 3 tome mi Oráculo Ge , pues hacia mucho que no lo tomaba y sentí la necesidad de hacer alguna interpretación con ellas.

Asi que las tome y baraje pare extraer las cartas que fueron las siguiente:

8

Interprete de las cartas fue la siguiente:

Las cartas  parecen indicar  que podria  fallecer  o podria producirse un periodo de luto por el deceso, de un amigo o de alguien a la cual conocemos.

Esta tirada me pareció bastante fuerte, quien quiere ver muertos y penurias así que la escribí en el diario y la deje de lado, pero en ese día y el siguiente cada vez que tiraba otro tipo de oráculo las cartas se combinaban igual . Sobre todo cuando me aparecía el 9 de espadas en la baraja española, que anuncia visitas o idas a iglesias e ideas similares a la mencionadas, hasta que dejaron pasos a otras interpretaciones mas agradables.

Cuando aparecen este tipo de cartas e interpretaciones me se abren las carnes pues pueden las cartas anunciar el fallecimiento de alguien cercano.

Como decía, el tiempo paso y las fiestas se sucedieron todo marchaba bien, hasta que hablando con mi cuñado por Whatsaap se me informo que el padre de un amigo-conocido había fallecido.

Aun así, la interpretación de las cartas aun permaneció en el olvido, mientras se decidía ir al velatorio, era de noche y hacia mal tiempo así que decidimos ir a la mañana siguiente a presentar nuestras condolencias.

Que se puede decir en estos momentos, poco o nada:

Un. Me hubiera gustado conocerla en otras circunstancias menos dolorosas. Lo siento mucho.

La hija del fallecido me dijo que me sentara y mientras estábamos todos sentados allí hablando unos con otros, al no conocer a nadie decidí estar en silencio. En unas de estas  levante mi cabeza al frente y allí estaba yo sentado frente al féretro. Contemplando el féretro las cartas volvieron a mi mente y con ellas la interpretación de las misma, que habían caído en el olvido, pues ya no me acordaba de ellas.

Aun sigo un poco alucinado con los hechos pues nuevamente me sorprende como las cartas me pueden anunciar estos acontecimientos con tanto tiempo de antelación, y sigo sorprendiéndome a pesar de que llevo mas de 20 años tirando cartas.

A pesar de que no me gusta para nada los sepelios, seguiré yendo y viendo lo inevitable.

Anuncios