Estaba yo con mis investigaciones, cuando de repente tope con una Tango.

Realmente podria hacer una gran disertación, pero mejor simplemente quitarme el sombrero por la maestría del compositor y cantante al explicar a través del saber popular, la cartomancia simplemente con una canción de desamor.

Oro, copa, espada y basto

Tango

Música: Antonio Esteban Tello

Letra: Emilio Magaldi

(recitado)
Oro, copa, espada y basto
como pintas del amor,
las primeras traen encantos
y las otras penas son.
(cantado)
Frente a frente, cara a cara,
muchas veces me encontré
con un mazo que tallara
y mi fe para vencer.
Si yo que fui punto bravo en el juego,
una sota me ha vencido.
Brillo de oro vi en sus ojos
y por ellos me arrojé
en la copa de sus labios
donde mi alma fue a beber.
Pero una espada ocultaba en su pecho
que hirió de muerte a mi amor.
Con esta pena que hay en mí adónde iré,
si ya todo lo perdí por su querer.
Como marca el rumbo cruel una traición
que derrumbó la altivez del corazón.
Poco a poco esta amargura
va matando mi valor.
Oro, copa espada y basto,
como pintas del amor,
las primeras traen encanto
y las otras penas son.
Quiso el destino fallar a mi suerte
dejándome con las malas.
Y aunque quise darme maña
demostrándole valor,
sólo supe que se ensaña
pa´ cortarme la intención.
Ni con ventaja se gana un cariño
cuando la contra se da.
Con esta pena que hay en mi adónde iré,
si ya todo lo perdí por su querer
como marca el rumbo cruel una traición
que derrumbó la altivez del corazón.
Poco a poco esta amargura
va matando mi valor.
Brillo de oro vi en sus ojos
y por ellos me arrojé,
en la copa de sus labios
donde mi alma fue a beber.
Pero una espada ocultaba en su pecho
que hirió muerte a mi amor.

 

Otro tango…

OROS SON TRIUNFOS (TANGO)
Letra de Francisco Bernabe
Musica de José DE NAPOLE
Musica de Roberto LEGORRETA

En el tapete de la vida
me sirvió los cuatro palos...
oros, copas, espada y bastos
me invitaron a jugar,
con los oros he ganado,
con espadas he perdido
y las copas han sabido
mis tristezas olvidar.

Barajando una esperanza
siempre el resto me he jugado,
pero la carta esperada,
nunca la he podido ver...
solo tengo la tristeza
de pensar que si he ganado,
fue con oros que he logrado
que supieran comprender.

El amigo me ha vendido,
el amor me ha traicionado:
cuando un beso he recibido
con los oros he pagado...
las espadas me han herido,
muchos bastos me han golpeado,
y en las copas he buscado
olvidar a mi dolor.

Ya los ves... cuatro palabras...
oros, copas, espada y bastos,
esos cuatro personajes
dan comienzo a la función,
y en la farsa del tinglado
enmudece la conciencia,
te lo grita mi experiencia...
te aconseja la razón.

Y al final he comprendido
que al tapete de la vida
no recibe espada y basto
y la copa está de mas...
oro, triunfo siempre ha sido,
y he perdido en loco empeño
la moneda de mis sueños
que no la tendré jamás.
Pero que bonito un Tango!
Anuncios