Aun sigo leyendo a Homero, tomando notas de algunos pasajes.  La lectura de esta Obra a la par de amena, me resulta muy interesante. Me alegro de poder ver como  Mlle.Lenormand  atreves de las imagen va transmitiendo el significado de ellos.

Algunos pasajes de esta obra hacen referencia ha determinadas representaciones pictóricas que vemos en la baraja Astro-Mythological.

En el folleto y en el libro de 1965 que acompañaban a la baraja Astro- Mythological, algunas descripciones resultan un tanto escuetas, y realmente si no leemos la Obra de Homero, la descripción de esta pasa de puntillas.

Como ocurre con la  imagen inferior izquierda de la Reina de Diamantes…

img377

 

Realmente me encanto leer la descripción de donde esta tomada esta imagen o representacion en la Ilíada.

Esta es la representacion de un Augurio  que interpreta el vidente Calcas.img378Una serpiente devora  los pájaros en su nido: “Amenazas de venganza”…

Homero nos dice en el Canto II

Soportemos nuestras penas, amigos míos; esperemos todavía un poco más y sepamos al menos sí Calcas nos ha predicho la verdad. Todos lo tenemos presente en nuestras mentes y de ellos sois testigos cuantos ayer o anteayer,  no se llevaron las Parcas. Me parece ayer cuando nuestras flotas se encontraban en Aulide portadora de males para Príamo y para los troyanos, nosotros, recuerdo, alrededor de una fuente y en sagrados altares ofrecíamos a los inmortales perfectas hecatombes debajo de un hermoso plátano, a cuyo pie manaba agua  cristalina y allí se obró un prodigio:

Un dragón [serpiente] de roja espalda, horrible, que el mismo Olimpo sacara a la luz, saltó de debajo del altar al plátano.Allí estaban los polluelos de un ave, hijuelos pequeñitos, en la rama mas alta, que medrosos se acurrucaban debajo de las hoja; eran ocho y con la madre que les dio vida , nueve. Entonces aquel devoro a estos, que piaban lastimeramente. La madre revoloteaba en torno a sus hijos, quejándose; y aquel revolviéndose , la atrapo por el ala , mientras ella chillaba. Pero después que se hubo comido a los hijuelos  del ave y a ella , el dios que lo  había mostrado obró en el un prodigio, pues el hijo del prudente Saturno (Júpiter) lo convirtió en una piedra y nosotros estábamos pasmados, preguntándonos  como pudo haber sucedido  aquello…  (La Ilíada)

Anuncios