Hace unas semanas que me siento anímicamente mal para hacer tiradas, a la par de que he estado muy ocupado.

Como sabréis, y si no os lo comento, en mi blog suelo intentar recopilar información sobre diferentes videntes. Lenormand, Belline, Edmond, Julia Orsini, Madame Moreau etc.

Y acercar estos personajes al espectador.

Realmente estos personajes fueron los grandes videntes del siglo XIX y XX.

Estos son los videntes mas conocidos aquí en Europa.

Pero hay otros muchos en el resto del mundo.

He leído a algunos escritores que escribieron sobre Madame Lenormand decir que era una oportunista e incluso estos contemplan que ella realmente no era la vidente de Napoleón ni tampoco de La emperatriz Josefina, y que realmente esta era una oportunista en el mejor de los casos.

Realmente a pasado demasiado tiempo de esto y muchos podrían pensar que solo es una historia mitificada, y tal vez un tanto romántica de este personaje.

Pero ahora, crucemos el charco! y vallamos al nuevo imperio U.S.A concretamente a Washington.

Hace tiempo que supe de una gran vidente “Jeane Dixon”.

Pero entre una cosa y otra, no he llegue a analizar a este personaje en profundidad.

Es mas aun hoy no lo he hecho.

“Jeanne Dixon” fue conocida como la “vidente del capitolio”.

Pero realmente este post no lo escribo, para explicar quien fue, ni desarrollar su historia.

Como sabréis una gran parte de mis post son post de investigación sobre Madame Lenormand.

Esta idea de investigación surgió al ver que en la web la historia de este personaje estaba deformada por el paso del tiempo.

Y ustedes os preguntareis que tiene que ver “Jeanne Dixon” con “Madame Lenormand”, pues técnicamente estos dos personajes fueron o han sido  dos personajes análogos aunque con  siglos de diferencia.

Pero comparando a estos dos personajes “Madame Lenormand” y “Jeane Dixon” puedes ver que ellas tuvieron vidas análogas.

Incluso puedes ver que sus vidas e historia de  estos personajes se encuentran adornada con la imagen de una gitana que le enseño a leer la mano en el caso de “Madame lenormand” y un gitano que le regalo una bola de cristal a “Jeane Dixon”… ((Tal vez esta parte de la historia sea  simplemente un toque esotérico y místico))

Las dos grandes videntes de los dos mas grandes imperios mundiales.

A pesar de todo esto realmente esto tampoco es el tema central del post.

Pues el tema central es ver de pasada y a groso modo los objetos que se subastaron de “Jeane Dixon”  su objetos personales.

Puedes ver estos objetos en este video…

http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/video/2009/07/08/VI2009070802971.html

Realmente me sorprendió ver la cantidad de objetos personales de Jeanne Dixon, obras de artes, Pinturas y antigüedades y ver que esta mujer vivió acomodadamente toda su vida ya que esta falleció en 1997.

Y es así,en un 100% como debió vivir Madame Lenormand.

Realmente son unas vidas tan calcadas!

De algún modo o manera me resulta incluso sorprendente aunque no debería ser a si, pues no deja lugar a duda que la historia se repite y siempre desde que el mundo es mundo los grandes y poderosos, buscaran consejo en estas personas….

y después hablan de supercherías…

Pero uno muy sinceramente puede pensar eso mismo al ver este video publicitario

 

Su bola de cristal alcanzo en subasta la friolera de  11.950$ o lo que es lo mismo 8.432.12€

Se desconoce el valor alcanzado de esta segunda pieza.

Directora de la casa de subastas con la bola de cristal Y Retrato de Jeane Dixon.

 

 

Una foto de estudio de la joven Jean.

 

Jeane con su bola de cristal y su telepático gato Mike.

Jeanne con Nixon.

Retrato oficial de Jeanne Dixon con un toque un tanto místico-religioso.

 

Jean Dixon en plena consulta. ((puedes observarla en la foto practicando también quiromancia y cartomancia.))

Jeane con sus padres y algunos de sus hermanos  en su granja de santa Rosa, California, 1919

Jeane Dixon no solo se codeo con las altas esferas del mundo de la política sino también con todas las estrellas en este caso puedes verla con  Bob Hope.

Y aquí puedes verla con Ronald Reagan.

Anuncios